Con las vacaciones escolares comienzan los planes de muchas familias para conocer un destino de ensueño. Pero, a veces, la logística de coger a los niños, empacar y volver a hacer las maletas y pasar por las colas en los aeropuertos les quita el valor a muchos.

viajar con niños

1. De pequeño se trata… empieza a fomentar el gusto por viajar. No tiene que ser al extranjero, pero siempre que sea posible ir a nuevos lugares, estar en contacto con personas desconocidas. A medida que el niño crece, es más difícil hacer entender que tiene que estar sentada en el coche durante horas seguidas o que tiene que dormir fuera de su cama. Así que cuanto antes empiece, menos se extrañará.

2. Ser lo más relajado y flexible posible durante los viajes, ya que esta relajación pasa al niño.

3. Sea cual sea la edad del niño, hay que prepararlo y involucrarlo en el viaje, sea corto o largo. Dejar que el niño se emocione por el viaje que la familia está a punto de hacer. Mostrar el mapa del mundo, el país (o países) a donde vamos, lo que podemos hacer en cada lugar. Llevar cuaderno, lápices, o incluso una cámara para su edad para que anote lo que quiera.

4. Tomar el menor equipaje posible e ir comprando lo que sea necesario. Si el viaje es largo, intentar viajar por países con el mismo clima. Pañales, comida para bebés, ropa, se compra en cualquier parte del globo. Imprescindible es llevar esos objetos de consuelo como el pañal o el muñeco elegido para dormir.

viajar con niños

5. Aquí llega quien nos lee: “bien, todo esto es muy bonito, viajar todos queremos, el problema es que no todos podemos.”La parte sobre cómo se financia el viaje es fundamental. Y elegir bien el destino: los Estados Unidos, Australia, Japón y el Norte de Europa son opciones que revientan presupuestos, mientras que Asia o América Central, con un coste de vida inferior a Portugal, permiten viajar con mayor dificultad.

Seguro te interesa  El mejor país para visitar: un viaje de ensueño

6. Aún sobre los gastos. Es aconsejable establecer desde el principio un presupuesto diario o semanal, con extras para emergencias. Para ahorrar, la mejor sugerencia es acampar siempre que sea posible y cocinar las comidas. Alquilar apartamentos o incluso habitaciones en casas de familias con niños pequeños permite hacer “tres en uno”: ahorrar dinero, tener la experiencia de vivir como locales, mientras los pequeños se divierten con nuevos amigos.

7. La salud es el tema más preocupante cuando hablamos de viajar con niños, especialmente cuando son muy pequeños y los destinos están lejos. Concertar una cita con el pediatra habitual del niño es útil y previene posibles situaciones. Dependiendo de la región del mundo a la que se vaya, la visita a la consulta del viajero es imprescindible, así como tomar las vacunas obligatorias y pedir prescripciones de medicamentos variados (rehidratantes orales, antidiarreicos, antialérgicos, antibióticos de amplio espectro). Un seguro adecuado para el viaje que se va a hacer también es vital.

 

Facebook Commentarios