Connect with us
5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos 5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos

Vida y Estilos

5 FRASES que NUNCA debemos decirle a NUESTROS HIJOS

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: 1 Promedio: 5)

5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos: La forma en que hablamos con nuestros hijos influye en la forma en que ven el mundo que los rodea y a sí mismos como personas. En el límite, el «abuso verbal» crónico con humillación, crítica o amenaza puede causar daños en la arquitectura cerebral del niño.

Expresiones que todos escuchábamos en nuestra infancia, como cuando tu padre llegue, lo verás, y que probablemente muchas madres/padres todavía utilizan con sus hijos, pueden causar mucho más daño de lo que puede imaginar.

5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos

5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos

que no decirle a tus hijos-errores de los padres en la crianza delos hijos-deberías decirle a tus hijos-ya lo hago yo

Lo creas o no, estas frases que a menudo usamos sin pensar pueden hacer más daño que bien. Desde el día en que nacen los niños y a medida que crecen y se desarrollan son verdaderas «esponjas». Por eso, todo lo que les decimos queda con ellos para toda la vida. De ahí la importancia de ser conscientes de este impacto, para que podamos asegurarnos de que no salgan heridos por nuestras palabras.

5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos

La forma en que hablamos con nuestros hijos influye en la forma en que ven el mundo que los rodea y a sí mismos como personas. En el límite, el «abuso verbal» crónico con humillación, crítica o amenaza (frases como «eres siempre el mismo, no haces nada bien», «podrías ser un poco más como tu hermano», «si no te portas bien, verás lo que te va a pasar…»o» Siempre eres el mismo bebé») pueden causar daños en la arquitectura cerebral del niño, llevándolos a desarrollar trastornos de ansiedad, agresividad o dificultades en las relaciones sociales.

Atentos

Entiendo que usted está pensando que no tiene ese tipo de discurso con su hijo, pero cree que muchas veces no somos plenamente conscientes del impacto involuntario de algunas cosas que decimos.

Te doy aquí algunos ejemplos de las consecuencias que algunas frases de nuestra vida cotidiana, aparentemente sin importancia, pueden tener en la autoestima, la autoconfianza y el bienestar emocional de los niños:

«Me vuelves loca»

En primer lugar, los niños no son responsables de nuestro bienestar emocional, sino al revés. Los padres somos responsables de su bienestar y de poder mantener la calma, incluso cuando estamos enojados o frustrados por su comportamiento.

«No hagas eso» o «no te metas ahí»

Esta frase es muy común en nuestros discursos, pero si lo piensas bien, no orienta al niño hacia el comportamiento que nosotros queremos que tenga, dejándolo confundido y provocando una oleada de frustración de ambas partes. Siempre será mejor orientarse hacia el comportamiento deseado. Por ejemplo, en lugar de «no te sostengas ahí», decir: «pon tus manos en tus bolsillos, por favor. «O en lugar de «no pegues a tu hermano» usar «nuestras manos están para ser usadas así» (y dar el ejemplo tomando la mano del niño y haciendo fiestas en el hermano).

«Deja de llorar!”

Cuando decimos esto a un niño, le estamos transmitiendo la idea de que no debemos demostrar nuestras emociones, que esto está mal! Incluso porque la infancia es un tiempo agitado donde los niños reciben empujones, se caen y se lastiman con cierta facilidad. Y por eso naturalmente asistimos a algún melodrama que de nuestra parte no justifica la constante «apertura de los grifos». Sin embargo, siempre será más positivo consolar al niño que ridiculizar su dolor. Le ayudará a ganar confianza y a confiar en usted cuando algún evento mayor le provoque el mismo dolor.

«Ten cuidado»

Decirle esto a un niño, cuando está tratando de hacer todo lo posible para mantener el equilibrio en los barrotes o tratando de superar su miedo al entrar en el mar, en realidad solo la hará más vulnerable… y por lo tanto, es probable que algo salga mal.

Además de este efecto a corto plazo, no podemos olvidar el hecho de que los niños (aunque a menudo no lo parezca) se esfuerzan por corresponder a lo que nos gustaría que fueran como personas. Escuchar continuamente «ten cuidado», «mira si te lastimas «o» es mejor no, que te puedes lastimar «va a crear en ellas una imagen interior de sí misma de alguien que no es capaz! Y naturalmente aumentará tu inseguridad y te convertirá en una persona insegura en el futuro.

Si las aventuras de su hijo tocan su ansiedad e inseguridad, acérquese a él para estar allí si se cae, pero manténgase lo más callado y callado posible!

«Te lo dije bien» o «te lo advertí bien»

De hecho, esta frase es de las que nadie quiere escuchar, ni siquiera los adultos! Por qué? Porque no ayuda a nadie cuando sucede algo malo. Hasta puede ser que esté seguro acerca del hecho de haber alertado a su hijo, pero consolarlo y establecer una conexión con él en ese momento va a contribuir para que en el futuro él no se sienta avergonzado de venir a hablar con usted acerca de otra cosa más importante que le haya ido mal!

Bueno, en realidad nadie es perfecto, y mucho menos nosotros, los padres! Y por eso ya todos hemos dicho estas y otras frases más veces de las que nos hubiera gustado haber dicho. Pero cuando te sientas en «piloto automático» y te des cuenta de que vas a caer de nuevo en la tentación, respira y toma un descanso! Aunque sin querer te salga alguna por la boca, discúlpate.

«Lo siento por lo que te dije» es una frase que nunca le hará daño a tu hijo, como «me gustas tanto!”. De esta manera, les ayudamos a desarrollar su autorregulación y nos ayudamos a nosotros mismos y a toda la familia.

5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos

5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos-5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos-5 frases que nunca debemos decirle a nuestros hijos

 

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias