Connect with us
menopausia 5 menopausia 5

Vida y Estilos

5 cambios que afectan el corazón con la llegada de la menopausia

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: Promedio: )

Para empezar a hablar del tema, es importante destacar primero: la menopausia no provoca enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los cambios provocados por la llegada de esta etapa en la vida de la mujer pueden desencadenar o aumentar las posibilidades de problemas cardíacos. La fase está marcada por una transición hormonal y conduce a diferentes manifestaciones físicas y psíquicas.

Según la American Heart Association, los riesgos de eventos en el corazón aumentan para todos como una envoltura, pero para las mujeres los síntomas pueden volverse aún más evidentes después del inicio de la menopausia, técnicamente llamada climaterio y que, en general, comienza alrededor de los 50 años.

menopausia

Y cuando hablamos de signos, los que nos vienen a la mente son los más conocidos: calor intenso y repentino (sofocos), insomnio y sudores nocturnos. Sin embargo, también es necesario prestar atención a otras indicaciones, especialmente en el caso de cambios que interfieran con el sistema cardiovascular.

Esto se debe a que las complicaciones cardíacas se encuentran entre las principales causas de muerte en las mujeres, especialmente en aquellas que ya han alcanzado la madurez. Las estimaciones señalan que en el caso de las mujeres brasileñas, principalmente mayores de 40 años, las enfermedades cardíacas pueden representar el 30% del total de muertes.

La llegada de la menopausia y el corazón La menopausia se caracteriza por el final de la menstruación y se produce porque los ovarios dejan de producir hormonas femeninas. Desde el punto de vista cardiovascular, el más importante de ellos es el estrógeno (o estrógeno), considerado un aliado del corazón.

Por naturaleza, durante todo su período fértil, la mujer tiene la protección de los estrógenos, una hormona que tiene un efecto positivo en la pared arterial. Los estudios demuestran que la sustancia es una especie de guardián del endotelio, una estera celular que recubre el interior de los vasos sanguíneos. Sin la hormona, esta estructura tiende a ser más vulnerable a las lesiones y contraerse en exceso.

El estrógeno estimula la flexibilidad y dilatación de los vasos, facilitando así el flujo sanguíneo al músculo cardíaco a través de las arterias coronarias. Cuando la menstruación se detiene, como resultado de la pérdida de la actividad folicular ovárica, la mujer ya no tiene protección.

A partir de esa etapa, se vuelve más susceptible al riesgo de problemas cardíacos, como enfermedad de las arterias coronarias y la posibilidad de infarto de miocardio.

Señales que merecen atención La caída de la concentración de estrógenos y los cambios en el cuerpo de la mujer en esta etapa también interfieren con otros factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como el colesterol , la diabetes , la presión arterial, la circunferencia de la cintura y el control del peso, además de otros puntos relacionados con el estilo de vida.

Según los datos señalados por HCor (Hospital do Coração), en el momento de la menopausia el 40% de las mujeres ya tiene una circunferencia de cintura aumentada, más del 20% fuma, el 18% son exfumadoras, el 23% tiene niveles de presión arterial por encima del recomendado, el 21% tiene niveles de colesterol alterados y el 15% son diabéticos.

Por esta razón, es extremadamente importante prestar atención a los signos que pueden conducir al desarrollo de enfermedades o al empeoramiento de los determinantes de la salud del corazón.

1. Frecuencia cardíaca acelerada

menopausia

Es posible que los cambios hormonales generen un aumento en la frecuencia de los latidos. Las palpitaciones de la menopausia se describen generalmente como latidos más intensos, acelerados y desiguales, que ocurren con o sin mareos y vértigo. Pueden indicar una respuesta normal del organismo y desaparecer con el tiempo, sin convertirse en motivo de preocupación. Sin embargo, en algunos casos son un signo de una enfermedad cardíaca subyacente más grave que no se había diagnosticado previamente, pero que ahora muestra signos claros.

Entre ellos se encuentran arritmias, como fibrilación auricular, anomalías en la válvula cardíaca, infarto, insuficiencia cardíaca o miocardiopatía. Así, si el síntoma se vuelve frecuente, la recomendación es realizar una valoración médica.

2. Aumento del colesterol

menopausia 1

La falta de estrógeno también puede provocar cambios en el colesterol y las grasas en la sangre, lo que aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o complicaciones. Con la disminución de la liberación de la hormona, el nivel de colesterol bueno (HDL) desciende y el de colesterol malo (LDL) aumenta. Los triglicéridos, otro tipo de grasa en la sangre, también tienden a aumentar.

3. Aparición de la diabetes

menopausia

Cuando las mujeres llegan a la menopausia, es más difícil controlar la glucosa en sangre (nivel de azúcar en sangre). Esto se debe a que pueden volverse más resistentes a la insulina, la hormona necesaria para convertir el azúcar en sangre y los almidones en combustible para las actividades corporales o para almacenarlos como reserva, en forma de grasa. Como resultado, es más probable que se vuelvan prediabéticos y diabéticos.

4. Aumento de peso y aumento de la circunferencia de la cintura.

menopausia

El estrógeno actúa sobre las células productoras de insulina de los músculos, el hígado y el páncreas. Una de sus funciones sobre el tejido graso es prevenir la acumulación de grasa y la inflamación. Cuando la mujer entra en el período de la perimenopausia (fase que precede a la menopausia) y los niveles hormonales disminuyen, se produce una alteración en el equilibrio metabólico, que puede conducir a un aumento del depósito de grasa abdominal.

A partir de esta etapa, tienden a pasar de la forma corporal de «pera», característica de la época con alta producción de estrógenos, a una forma corporal más «manzana». El cuerpo de la mujer, por tanto, cambia a una forma más redonda, sobre todo por la disminución de la relación cintura / cadera y la acumulación de esta grasa en la parte abdominal.

En el caso del aumento de peso, ya se han realizado varios estudios para averiguar si la tendencia está relacionada con el envejecimiento o si está directamente ligada a los cambios que genera la menopausia. Aún quedan dudas. Lo que sí se sabe es que en esta etapa hay una disminución del metabolismo y del gasto energético, además de cambios en las hormonas del hambre y la saciedad.

5. Presión arterial alta

menopausia

Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, el corazón y los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos, lo que también puede interferir con la presión arterial, que tiende a aumentar. La presión alta puede ejercer una presión adicional sobre el corazón. En casos de predisposición o falta de atención y seguimiento adecuados, la afección puede convertirse en hipertensión , uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Menopausia precoz

No existe una edad específica para que una mujer entre en la menopausia, ya que cada una tiene su propia programación genética. Sin embargo, cuando se identifica en el grupo de edad de 40 a 48 años, lo llamamos prematuro. Antes de los 40 años se le llama precoz.

La menopausia precoz es rara y afecta solo al 1% de las mujeres. Puede tener varias causas, como lesiones en los ovarios (provocadas por la quimioterapia), enfermedades autoinmunes ( lupus , por ejemplo) o la genética.

Su diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre para comprobar la disminución de las hormonas femeninas. En los casos de menopausia prematura y precoz, las mujeres están expuestas a los mismos riesgos ya señalados para las enfermedades cardiovasculares.

 

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias