Come cada tres horas, camina durante al menos 30 minutos todos los días, elige alimentos que aceleran el metabolismo. Y más de una decena de normas que ayudan a perder o controlar el peso. Sin embargo, se sube a la balanza y ve que los números aumentan cada día. Probablemente es por ingerir alimentos que, después de todo, no son tan saludables.

Debido a las cinturas finas estampadas en los envases y las palabras “light”, hay mucha gente que ignora la lectura de las etiquetas y no sabes que puede estar consumiendo un alimento que no es amigo de un estilo de vida saludable.

Las barras de cereales, los propios cereales y las galletas digestivas son sólo algunos de los que ya forman parte de la lista negra. Sin embargo, de acuerdo con la nutricionista Bárbara de Araújo Almeida, existen, al menos, cinco más que tal vez no sepa que están en este grupo, ya que siguen siendo aquellos en los que los pacientes en la consulta más demuestran errar.

Para la también autora del blog “Manías de Una Dietista”, dos de ellos son los diferentes tipos de yogures. Y atención: no son aquellos con trozos o con aromas — estas versiones ya están entre los alimentos prohibidos desde hace mucho tiempo.

1.-PAN INTEGRAL

Quién está siguiendo una dieta de adelgazamiento o busca tener una alimentación más equilibrada, normalmente, reemplaza el pan blanco por pan integral. El problema es que muchas veces, cuando compramos pan integral en los hipermercados, somos engañados. Pensamos que de hecho estamos comprando pan integral pero estamos por comprar una versión que tiene más harina blanca que integral. Además, es común llevar azúcar añadido. Por eso, nada mejor que comprobar siempre la etiqueta.

Busque un pan que tenga como primer ingrediente harina integral y de preferencia a los que no tienen conservantes añadidos, azúcares, grasas vegetales o emulsionantes. O sea, los panes que sean hechos de forma artesanal y no industrial”, sugiere la especialista.

2.-YOGURES MAGROS

Lo sentimos lo dejará indiferente, pero esta no es una buena opción para mantenerte saciado. Los yogures light tienen, normalmente, una reducción de la grasa y de azúcares. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que se les añaden edulcorantes artificiales.

“Nuestro cerebro percepciona el sabor dulce e interpreta esto como la llegada de calorías, lo que en la realidad no sucede. De esta forma, el organismo va a pedir más para satisfacer en términos calóricos. Lo mejor es optar por un yogur griego no azucarado y, a continuación, añadir las semillas o semillas oleaginosas”, alerta a la NiT.

3.-YOGURES CON EL DOBLE DE PROTEÍNA

“Estos yogures (y no hablo de los Skyr), aparentemente, parecen una opción saludable para saciar el hambre entre comidas. Después de todo, contiene el doble de proteína que los yogures normales, lo que es excelente. Pero tienen un problema: mucho azúcar. Analizar bien la etiqueta, comprueba que el punto positivo es, de hecho, contiene más proteína, pero también están cargados de azúcar. Ya por no hablar del hecho de que contiene estabilizantes y espesantes”, explica.

¿Cuál es la alternativa? Una vez más, los yogures griegos naturales. Ellos son la mejor opción para quien quiere adelgazar. En el caso de aquellos que buscan más proteína, el Skyr natural es igualmente bueno. Si siente la necesidad de endulzar, es más sano hacerlo con miel, azúcar de coco o fruta fresca.

4.- ZUMO DE NARANJA

El zumo de naranja sigue siendo una de las opciones más consumidas y aquel en el que menos gente tiene moderación. Es cierto que consumir naranja tiene beneficios para la salud. Es rica en fibra, vitamina C, caroteno, potasio y magnesio. Sin embargo, cuando transformamos la naranja en zumo perdemos parte de la fibra y el azúcar se encuentra más biodisponible. En la práctica, esto quiere decir que es más fácilmente absorbido por nuestro organismo. Además, son necesarias, al menos, tres naranjas para hacer un vaso de zumo.

“Si tu objetivo es perder peso, en vez de beber un zumo de naranja debe optar por comer una pieza de fruta. Es siempre una mejor y más segura alternativa”, dice a la NiT de la también autora del blog “Manías de Una Dietista”. Esto no significa que no pueda beber zumo de naranja. Sólo no puede hacer de ello un hábito diario.

5.-SUSHI

“Es bueno ¿no? Yo sé. Cuando comemos sushi estamos más por comer arroz que otra cosa y en el momento pensamos que eso no nos hace ningún daño si estamos tratando de adelgazar. Después de comer, hasta que nos sentimos llenos. El gran problema es que el sushi es rápidamente digerida y no contiene la cantidad de fibra o proteína suficiente para que nos concede la saciedad. Resultado: después de poco tiempo vamos a estar a comer más y, posiblemente, algo que no debemos”, alerta.

Facebook Commentarios