Casi 300 cocodrilos fueron muertos para vengar el ataque a un hombre en Papúa Occidental, Indonesia. La víctima, de 48 años, estaría a cogiendo hierba para los animales cuando fue atacado por un cocodrilo, explicó el jefe de la agencia de conservación de los recursos naturales.

“Un empleado escuchó a alguien gritar, corrió hacia el lugar y vio el cocodrilo a atacar”, dijo Basar Manullang.

El hombre, identificado con el nombre de Sugito, habrá sido mordido en una pierna y después golpeado por la cola del reptil. No sobrevivió a las heridas.

Después del entierro, el sábado, los familiares de la víctima y vecinos se dirigieron a la comisaría de policía y exigieron justicia. Nada de lo que la policía dijo calmó a la multitud.

A continuación, un grupo de personas entró en la granja de cocodrilos y mató a los animales. “Cientos de personas”, según el Straits Times, se dirigieron a la quinta armados de cuchillos, martillos y palos. Fueron muertos 292 cocodrilos, adultos y bebés.

La quinta donde todo sucedió tenía licencia para crear estos reptiles para fines de preservación, una vez que esta es una especie protegida. Una de las condiciones es que no perturbase la paz de la comunidad, en la provincia de Sorong.

“Para que esto no vuelva a suceder, los titulares de la licencia deben de mantener la seguridad de la comida”, dijo Basar Manullang, indicando que se ha abierto una investigación al incidente. De momento, las autoridades están a interrogar a los testigos.

Las imágenes de los cadáveres de los cocodrilos fueron divulgadas por la agencia de noticias Antara.

Facebook Commentarios