Visiones sobre Estados Unidos y su posible último Presidente

Visiones que no son anuncios inminentes sino claras advertencias

0
778

presidente-44-002El vidente y psíquico norteamericano Edgar Cayce, famoso por sus visiones en sus “lecturas psíquicas”, es sin duda, una persona cuyas profecías dadas a través de las mismas gozan de  fama y credibilidad en el mundo; sus 14,306 lecturas psíquicas han sido archivadas y catalogadas por la Asociación para la investigación y la iluminación espiritual de Virginia Beach, Virginia, Estados Unidos, y son realmente interesantes por su contenido. Nació en Hopkinsville, Kentucky el 18 de marzo de 1877 y falleció el 3 de enero de 1945 en Virginia Beach, Virginia. Hasta el presente, ninguna de las predicciones dadas en las lecturas de dicho psíquico han dejado de cumplirse, sin embargo, debe tenerse en cuenta que una profecía NO DEBE TOMARSE como el anuncio de un acontecimiento inevitable, sino como una ADVERTENCIA de lo que sucederá si las cosas se dejan tal como están, por lo que deben tomarse como un AVISO de que hay algo que hacer para cambiar las cosas y modificar el panorama futuro. Siempre y cuando la profecía o predicción se refiera a algún suceso futuro lamentable, el ser humano está en la elección de anunciar la misma como algo inevitable o de tomar acciones para cambiar el rumbo de las cosas y modificar el evento futuro ADVERTIDO a través de la profecía o predicción.

¿Qué predicción hizo sobre el futuro de Estados Unidos?

En una lectura psíquica, Edgar Cayce expresa: “El cuadragésimo cuarto (44) Presidente de los Estados Unidos sería negro y sería el último. El cuadragésimo cuarto Presidente de los Estados Unidos va a apretar el gatillo nuclear” (Año de ésta lectura psíquica: 1936). Es precisamente el actual Presidente de los Estados Unidos, el Sr. Barack Obama el Presidente No. 44 de dicho país, así lo confirma la página web oficial de la casa blanca norteamericana.

A esto debemos tomar en cuenta que George Washington, durante el crudo invierno de 1777 en Valley Forge, Pennsylvania, tuvo una visión de tres peligros que enfrentaría Estados Unidos, los dos primeros ya ocurrieron: La revolución de la unión de las 13 colonias norteamericanas para independizarse de Inglaterra y la famosa guerra civil norteamericana entre los estados del norte y los del sur durante el mandato de Abraham Lincoln, conocida como “la guerra de secesión”. El tercer peligro visto en esa visión, dijo Washington que era el “más temible”. Refiriéndose a George Washington, el conde Saint Germain dijo lo siguiente en un mensaje: “Si la tercera visión llega a ocurrir (se refiere al tercer peligro visto en la visión) es porque los hombres no han atendido mi llamado… y porque los que desempeñan cargos oficiales, aunque han conocido mi nombre, no me han llamado pidiendo ayuda, si hubiera guerra sobre esta Tierra, ésta sería revertida únicamente por la intervención divina. Esta es la profecía, amados. (Fecha del mensaje: 27 de noviembre de 1986).

El relato sobre la visión de George Washington fue publicado originalmente por Wesley Bradshaw y reimpreso en el “National Tribune” en diciembre de 1880, el cual llegó a saberse gracias a Anthony Sherman quien se lo contó el 4 de julio de 1859 cuando visitó el Salón de la independencia. Narró que George Washington le había contado que en ese invierno de 1777 en Valley Forge, Pennsylvania, miró hacia arriba y vió parada frente a él a una mujer singularmente bella, tan sorprendido se hallaba, ya que había dado órdenes estrictas de que no se le molestara, que pasaron algunos momentos antes de que pudiera encontrar las palabras para preguntar sobre la causa de esa presencia, le preguntó hasta cuatro veces quien era pero no recibió respuesta alguna de dicha misteriosa visitante, excepto una leve elevación de sus ojos. A continuación, escuchó a una voz decir: “Hijo de la República, mira y aprende” mientras la misteriosa visitante extendía su brazo hacia el este, y le mostró una visión, en la cual se extendían en una vasta llanura todos los países del mundo.

El primer peligro: La Rebelión de la emancipación del pueblo norteamericano del dominio europeo

A continuación la misma voz misteriosa igual que antes expresó las mismas palabras: “Hijo de la República”, “mira y aprende” y en ese momento George Washington contempló en la visión a un ser oscuro, sombrío, que parecía un ángel, flotando entre Europa y América, y roció algo de agua del océano con su mano derecha sobre América, mientras que con la izquierda arrojó algo de agua sobre Europa;  se elevó una nube desde estos países y se detuvo sobre a la mitad del océano, luego se movió lentamente hacia el oeste hasta que envolvió a América en sus lóbregos pliegues. Agudos destellos de relámpago centelleaban desde ella a intervalos y Washington escuchó los sofocados gemidos y gritos del pueblo americano. Por segunda vez, el ángel se inclinó para sacer agua del océano y la roció igual que hiciera antes. Entonces la nube oscura se posó nuevamente sobre el océano, en donde se hundió. Washington escuchó nuevamente a la voz misteriosa decir: “Hijo de la República, mira y aprende”, y contempló a continuación aldeas, pueblos y ciudades surgiendo uno tras otro hasta que toda tierra, desde el Atlántico hasta el Pacífico, estuvo tapizada de ellos.

El segundo peligro: La Guerra de Secesión norteamericana entre los estados del norte y los estados del sur

Nuevamente la misteriosa voz dijo: “Hijo de la República, ya llega el final del siglo, mira y aprende”. Y el ángel oscuro, sombrío, volvió su rostro hacia el sur, y Washington vió en la visión que desde Africa un espectro de mal agüero se acercaba al territorio de lo que es hoy Estados Unidos, los habitantes se formaron en tropas para pelear unos contra otros, y mientras miraba la visión, vió a un brillante ángel –sobre cuya frente descansaba una corona de luz, en la que estaba escrita la palabra Unión– portando la bandera norteamericana, la cual colocó entre la nación dividida y dijo: “Recuerden que son hermanos”. Instantáneamente, los habitantes arrojando sus armas se hicieron amigos una vez más, y se unieron alrededor de la bandera nacional.

El tercer peligro

Una vez más Washington escuchó decir a la voz misteriosa: “Hijo de la República, mira y aprende”. El ángel oscuro, sombrío, se colocó una trompeta en la boca y tocó tres toques distintos; y tomando agua del océano, la roció sobre Europa, Asia y Africa. “Y luego mis ojos contemplaron una temible escena: De cada uno de esos países se elevaron densas nubes negras que pronto formaron una sola. Y de toda esa masa centelleaba una luz roja oscura a través de la cual vi hordas de hombres armados que, moviéndose con la nube, marcharon por tierra y navegaron por agua hasta Estados Unidos, que estaba envuelto en el grueso de la nube. Y en la penumbra vi a estos vastos ejércitos devastar el país entero y quemar las aldeas, los pueblos y las ciudades que había visto surgir antes. Mientras mis oídos escuchaban el rugir del cañon, el chocar de las espadas y los gritos y llantos de millones en el mortal combate, una vez más oí decir a la misteriosa voz: ‘Hijo de la República, mira y aprende’. Cuando la vos calló, el oscuro ángel sombrío una vez más se colocó la trompeta en la boca y emitió un toque largo y temible. Instantáneamente una luz como de mil soles brilló desde arriba de mí, penetró y rompió en pedazos la nube negra que envolvía a Estados Unidos. En ese mismo momento el ángel sobre cuya cabeza aún brillaba la palabra ‘Unión’ y que llevaba nuestra bandera nacional en una mano y una espada en la otra, descendió de los cielos acompañado por legiones de espíritus blancos. Estos se unieron a los habitantes de Estados unidos, de quienes percibí que iban perdiendo la batalla, pero quienes de inmediato se armaron de  valor otra vez, cerraron sus maltrechas filas y reiniciaron la batalla”.

“Y de nueva cuenta, entre el temible ruido del conflicto, escuché decir a la misteriosa voz: ‘Hijo de  la República, mira y aprende’. Cuando la voz calló, el sombrío ángel por última vez se inclinó a tomar agua del océano y la roció sobre Estados Unidos. Instantáneamente la nube negra se replegó, junto con los ejércitos que habían salido de ella, dejando victoriosos a los habitantes de esta tierra”.

“Y una vez más contemplé surgir las aldeas, los pueblos y las ciudades conde las había visto antes, mientras que el ángel brillante, plantando en medio de ellos el estandarte que había traído, gritó en voz alta: ’Mientras las estrellas permanezcan, y los cielos envíen rocío a la tierra, durará la Unión’. Y quitándose de la frente la corona sobre la cual blasonaba la palabra ‘Unión’, la colocó sobre la bandera mientras que la gente, arrodillándose, decía ‘Amén’. La escena empezó instantáneamente a desvanecerse”. El relato de la visión concluye cuando Washington cuenta que al terminar de desvanecerse la visión, se encontró una vez más mirando a su extraña visitante, quien –con la misma voz que había escuchado antes- le dijo: “Hijo de la República, lo que has visto se interpreta de la siguiente manera: Tres grandes peligros vendrán sobre la República. El más temible es el tercero, contra el cual ni todo el mundo unido podrá prevalecer. Que todo hijo de la República aprenda a vivir para su Dios, para su Tierra y para la Unión.” Con estas palabras la mujer se desvaneció, “me levanté de mi asiento y sentí que había visto una visión en donde se me había mostrado el nacimiento, el progreso y el destino de los Estados Unidos”.

“Esas. Amigos míos”, concluyó el venerable narrador, “fueron las palabras que escuché de los mismos labios de Washington, y bien harían los Estados Unidos en beneficiarse de ellas”.

Esta visión y el desenlace del tercer peligro, así como el mensaje final de la mujer que se apareció a Washington para mostrarle dicha visión y el mensaje antes mencionado del Conde Saint Germain acerca del peligro aludido, dan a entender que si bien el tercer peligro tendría un feliz final, es mejor no dejar las cosas tal como están y hacer los cambios necesarios a fin de modificar el futuro potencial de Estados Unidos y evitar que ese peligro llegue a producirse por los lamentables hechos que ocasionaría en dicho país.

NOTA: A la fecha, ha sido elegido como nuevo Presidente de los Estados Unidos de Norteamerica (el Presidente No. 45 de dicho país) el Sr. Donald Trump, lo cual confirma que las predicciones NO ESTAN ESCRITAS EN PIEDRA, son en realidad ADVERTENCIAS, ya depente de cada quien hacer caso de la advertencia y tomar las medidas que sean necesarias para evitar la profecia.

Compartir
Dr. César CHiri
ALGO DE MI TRAYECTORIA: Comencé mi actividad en público en el que fué mi programa radial en "Radio Miraflores" en Lima, Peru, cuyo nombre fue "Numerologia y esoterismo con el Dr. Cesar CHiri", desde el mes de septiembre del año 2010 hasta el mes de junio del año 2012. Fui entrevistado por la vidente venezolana Carmen Briceño tanto para su programa en Radio Miraflores "Realidad alternativa" como tambien para el programa de TV de Josie Diez Canseco, siendo entrevistado tambien por la esoterica argentina Agustina Gacetta en su programa Radial "Hora nueva" de Radio Latina. Fui invitado entre los meses de enero a marzo del año 2011 al programa radial en el programa de los periodistas Bartolome Espinoza y Pedro Galvez en "Radio moderna" de Lima, Peru para hacer el análisis numerológico de los invitados al programa, siendo varios de ellos candidatos al Parlamento peruano, sacando en el primer programa el análisis numerológico de los principales candidatos a la Presidencia de Peru (entre ellos, el Sr. Ollanta Humala y la Sra. Keiko Fujimori). Posteriormente, a fines de mayo del año 2011 por invitación de la Universidad Tecnológica del Peru (UTP), realicé la proyección numerológica de los resultados de la segunda vuelta electoral de las elecciones presidenciales de Peru del 5 de junio del 2011, acertando en el pronóstico dado: Por la carga numerólogica del año 2011 le correspondía ganar las Elecciones a la señora Keiko Fujimori, pero el dia 5 de junio (dia de la elección de la segunda vuelta electoral) por su carga numerológica, no solo no favorecía a la señora Keiko Fujimori, sino que incluso podía hacer que el otro candidato a la Presidencia, el Señor Ollanta Humala le "volteara la torta" a dicha candidata. Fui invitado al programa Radial en Radio "La exitosa" en enero del año 2015 y volvi a ser invitado en dicha emisora radial para el programa del domingo 20 de diciembre del 2015 de las 6 a.m.

No hay comentarios

Dejar respuesta