Trumpalhadas

0
127

xDWnVE Trumpalhadas

El inicio de la presidencia de Trump se quitó las dudas a quien las había. Nada será como antes es el ‘subestimación‘ del año, y si la misión de la Diplomacia estadounidense se vuelve más fácil, la vida de los diplomáticos se complica. Para Europa, se queda la amarga sensación de haber estado a apostar por el caballo equivocado, si es que había otro caballo en el que apostar. Y si las apuestas de Trump es en gran medida insostenibles a largo plazo – el unilateralismo primario, el girar de espaldas al vecino de México, etc. – los daños de corto plazo son importantes, empezando por los 70 años de política exterior coherente.

A Europa se ve así a los brazos con el rediseño de equilibrios externos en un contexto en el que poco o nada puede hacer, hasta por la poca credibilidad que tiene el compromiso conjunto. El Reino Unido ya suelta lastre y quiere negociar con Trump su nuevo estatuto de primer socio de los americanos, sin ni siquiera haber empezado a negociar la salida de la Unión, mientras que esta misma Unión protesta en contra de la orden ejecutiva del presidente de estados unidos para prohibir la entrada en el país de nacionales de algunos países musulmanes, incluso los refugiados. Federica Mogherini, Alta Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad, ya amenazó con Trump con la pena de prisión, lo que no le debe haber molestado en nada debido a su actitud para con la UE – el probable embajador que Trump nombrará, Ted Malloch, ya dijo que en el pasado participó en la caída de la Unión Soviética y que ahora hay “otra Unión a la necesidad de ser domesticada”, que en 2017 el euro acabará y que la UE tratar de impedir el Reino Unido de negociar acuerdos con los americanos es el mismo que el marido tratar de impedir la mujer de tener un caso. Sin embargo, Guy Verhofstadt, el “chief Brexit negotiator” del Parlamento Europeo, puso Trump a la par de Putin y los islamistas radicales como las tres mayores amenazas para la Unión. Esto es sólo el comienzo…

También la aproximación de Trump a Putin obliga a Europa a repensar su actitud frente a Turquía y, quizás, volver atrás en las posiciones más recientes. Sumado a un ‘disengagement‘ estadounidense de la Otan, incluso parcial, obliga a Europa a rehacer su política de defensa, dependiente de la americana y con debilidades evidentes agravadas con el Brexit, que deja a Francia como el único país con real capacidad militar, pero con limitada capacidad económica de sostener la deuda pública es casi igual al PIB). Esto cuando en este país se instala la confusión para las elecciones presidenciales, en el momento en que el Penelopegate puede hacer la derecha perder su candidato y a la izquierda está todavía a descubrir si lo tiene. En el momento en que los lectores europeos se dan cuenta de que el Brexit no fue la catástrofe prevista, incluso si este aún no ha sido una victoria del populismo en los países bajos en marzo y Francia en abril puede crear una situación insostenible en Europa, en la víspera de las elecciones alemanas e italianas.

Lo peor es que esto no es todo: parafraseando a Rumsfeld, más que las ‘known incertidumbre‘ deben preocuparnos las ‘unknown incertidumbre‘ que todavía vamos a descubrir.

(Why?)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here