Tony Carrera no aceptó pagar 45 millones de euros para cerrar el caso de plagio

0
50

tonycarreiraoficial / Facebook

4jIgWF Tony Carrera no aceptó pagar 45 millones de euros para cerrar el caso de plagio

El Ministerio Público propuso la suspensión provisional del proceso, aceptado por la Compañía Nacional de Música, en el caso de Tony Carrera a entregar 15 mil euros a una institución de solidaridad y 30 mil a la editorial que presentó la denuncia de plagio.

Nuno Rodrigues, propietario de la editorial Compañía Nacional de Música (CNM), de acuerdo con la suspensión provisional del proceso, “en los términos propuestos por el Ministerio Público”, señala el auto de la audiencia realizada el 16 de febrero de este año, que consta de los autos del proceso, consultado por la agencia Lusa en el Departamento de Investigación y Acción Penal (DIAP) de Lisboa.

El acuerdo propuesto por la procuradora titular del proceso, Claudia Ribeiro, obligaría Tony Carreraentregar 15 mil euros a la asociación ‘Amigos del Hospital de Santa María’, para la adquisición de, al menos, 25 sillas de ruedas, siendo que el resto podría ser gastado en la amortización de los posibles préstamos bancarios contraídos en la compra de sillas de ruedas o, en alternativa, para la adquisición de televisores.

La segunda parte del acuerdo contemplaba la “la entrega de 30 mil euros a transferir a la SEMILLA” que llegó a ser nominado por Nuno Rodrigues, “por cuenta de todo el daño causado” por este proceso y “los hechos que le dieron origen”.

Tony Carrera se le imputa y cuestionó el 17 de febrero de este año [en el día siguiente a la fecha que figura en el acuerdo propuesto por el Ministerio Público y aceptado por la CNM], no haber querido prestar declaraciones, según el auto de interrogatorio de los acusados.

La Lusa preguntó por escrito a la abogada de Tony Carrera, porque es que no aceptaron el acuerdo propuesto por el MP, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.

sin Embargo, el 4 de septiembre de este año, la Compañía Nacional de Música, asistente en el proceso, se unió a los autos, un solicitud de indemnización civil de 30.500 euros.

el lunes, en una entrevista con la TVI, Tony Carrera acusó al dueño de la CNM de haberle propuesto que, en caso de que le diera “30 millones de euros en el proceso quedaba por allí”, añadiendo que esa “conversación” tuvo lugar en el Campus de la Justicia, donde se encuentra el DIAP de Lisboa.

“No me pasa por la cabeza que alguien venga a tener conmigo a proponer que me acuerdo, que no es ni el autor, ni compositor de ninguna de esas canciones, ni representa estas canciones, y la respuesta que le di al señor fue simplemente:” es que yo ya he ayudado a mucha gente en la vida, muchas instituciones, muchas de las personas privadas y voy a hacerlo en un futuro. Ahora, el señor no es ninguna institución de caridad, no le debo nada y no le voy a pagar nada“, afirmó el cantante, aludiendo a Nuno Rodrigues, propietario de la CNM.

Tony Carrera dijo que se encuentra a ser el blanco de una “venganza personal”. Según el cantante, la editorial Compañía Nacional de Música, fundada en 1993 por Nuno Rodrigues, antiguo guitarrista del histórico grupo Banda de Abrigo – lanzó un CD con canciones normalmente interpretadas por sí y cantadas en ese disco por Miguel Oliveira.

Durante la entrevista, el cantante sostuvo que la portada del CD ‘Los mejores covers – Tony Carrera’ provocaba “el público en error”, razón por la cual pidió que estos discos fueran retirados del mercado, lo que originó un anterior proceso judicial, que, según Tony Carrera, sería ganado por sí mismo.

En agosto de este año, el MP acusó al cantante de plagiar once canciones de autores extranjeros, con la colaboración del compositor Ricardo Landum, también acusado, teniendo en cuenta que si “arrogaram autores de obras ajenas” después de cambiar los temas originales, a raíz de una denuncia presentada en agosto de 2012 por el CNM.

La defensa de Tony Carrera solicitó la prórroga del plazo para solicitar la apertura de instrucción – que aún está en curso -, pero el MP no aceptó la petición. En Caso de que no sea necesaria la apertura de instrucción, el proceso sigue directamente para el juicio en el juzgado.

Tony Carrera está acusado de 11 delitos de usurpación y de otros tantos de la falsificación, mientras que Ricardo Landum, autor de algunos de los mayores éxitos de la música ligera española, responde por nueve delitos de usurpación y por nueve delitos de falsificación.

Expertos se negaron a hacer la maestría por temor del artista

Varios expertos se negaron a hacer la maestría a las canciones de Tony Carrera por miedo a la dimensión del artista, indica la respuesta de la Inspección de las Actividades Culturales enviada casi dos años después de la solicitud de peritaje realizado por el Ministerio Público.

En mayo de 2015, el MP enviado a la Inspección General de las Actividades Culturales (IGAC) acumulados y el CD de los temas, junto con una solicitud de habilidad, según el proceso en el que Tony Carrera es acusado de plagiar 11 temas, con la colaboración del compositor Ricardo Landum, consultado por la agencia Lusa en el Departamento de Investigación y Acción Penal (DIAP) de Lisboa.

Después de varios intentos del MP, el inspector general de la IGAC sólo respondió el 8 de febrero de este año: “Penitenciamo por la lentitud de una respuesta, la realidad es que nos hemos enfrentado con sucesivas hipótesis frustradas para contratar a un experto para el examen en cuestión”, señala el oficio firmado por Luis Silveira Botelho.

En el documento, el inspector general de la IGAC explica las razones de las negaciones: “Por un lado, por la especialidad de los conocimientos musicales exigibles, por otro, porque en los contactos realizados a personas con conocimientos de esta naturaleza, estas tienen temerariamente rechazado la colaboración o demostrado la falta de disponibilidad, fundamentalmente alegando la dimensión del artista, el éxito comercial de las obras y el temor de un futuro litigio en el que se puedan ver involucrados”.

Un experto interno del IGAC aún inició la maestría, pero concluyó que la misma requería de conocimientos técnicos musicales clasificados para su concreción.

Luis Silveira Botelho cuenta que, “dada la urgencia en dar seguimiento al proceso”, se han desarrollado nuevos contactos, a través de la Cooperativa GDA (Gestión de Derechos de los Artistas), “en el sentido de conocer la posibilidad de indicación de la artista con el perfil y los conocimientos de la especialidad, aunque extranjero, para la realización de la pericia”.

La Cooperativa GDA respondió “haber hecho muchos contactos y, en consecuencia, indicó la posible disponibilidad” del director de orquesta y compositor español Luis Cobos.

“Ante este escenario, todo nos lleva a creer que estamos ante un técnico con conocimientos musicales adecuados a la realización del examen pericial en cuestión, razón por la que se solicita a V. Exa la posibilidad de esta inspección general de contactar directamente con el artista en cuestión a fin de articular las cuestiones relativas a los posibles costes financieros y la forma de remitir el material (una vez aquel residir en Madrid y estar imposibilitado de trasladarse a Lisboa)”, explica Luis Silveira Botelho, en el oficio remitido a la fiscal del MP titular del proceso.

En respuesta, vía correo electrónico, enviado menos de dos semanas después, el 21 de febrero, a la fiscal Claudia Ribeiro, solicitó al inspector general del IGAC el nombre de las personas contactadas en España para la realización de la pericia “a fin de evitar trámites inútiles”, solicitando la devolución al DIAP de “todos los asuntos acumulados enviados a IGAC en mayo de 2015, junto con la solicitud de maestría”, en el plazo de 48 horas.

Cerca de dos horas después, el inspector general de la IGAC responde también por correo electrónico diciendo que fueron contactados Eduardo Manuel Lobo de la Costa Simões, que presidió la Asociación Fonográfica Portuguesa y Pedro Oliveira, músico y director general de la Cooperativa GDA, los cuales transmitieron no haber obtenido éxito en los contactos telefónicos efectuados en España”, desconociendo la IGAC los nombres de “objeto de contacto directo” por parte de ambos.

sin Embargo, el MP vendría a conseguir un experto español, hoy con más de 60 años, profesor universitario, pianista y director de orquesta, con una amplia carrera vinculada a la música.

Contacto por la Lusa, el inspector general de la IGAC reconoce que casi dos años para responder al MP no es un plazo razonable.

“a Pesar de las gestiones efectuadas, varias otras cientos de pericias y de acciones de fiscalización en terreno que el IGAC realiza, no siempre se logran, en tiempo razonable, la respuesta a todas las solicitudes”, asume Luis Silveira Botelho.

“No es normal que estas situaciones sucedan, pero la realidad es que, entre varios cientos de pericias, con escasos recursos, a veces situaciones que no corren como deseable, como fue el caso en cuestión”, señala el inspector general del IGAC en la respuesta por escrito.

Luis Silveira Botelho dice que es “subjetivamente comprensible la vergüenza de músicos portugueses en la evaluación de obras de un artista español en una situación como la que está en cuestión”, razón por la cual en un determinado momento reflexionó avanzar a expertos extranjeros.