Riñones, filtro toda tu sangre

0
748

¡Qué tales riñones! Se suele expresar popularmente cuando una persona se pasa de confianzuda o fresca, que le interesa un pepino lo que otros hagan. Esta expresión no me cae nada bien porque no reconocen la importante función, y sin descanso, que realizo para tu bienestar. No es que me queje pero hay que ser más justos. Pero más me gusta cuando otros dicen, qué buenos riñones y eso su me hace justicia, porque de buenos riñones, buena salud. Bueno yo son tus riñones que te hago la vida feliz, que purifico tu vida y que te alivio cuando eliminas las orinas durante toda tu existencia.

6-3 riñón 6-1 riones-humanos

 

6-2-riñones

6-4 calculo renal

Necesitas de mí para vivir. Tengo varias funciones muy importantes. Mi tarea principal consiste en filtrar las sustancias de desecho de la sangre y mantener el equilibrio entre los niveles de sales y el agua en tu cuerpo.

Tú, como la mayoría de las personas tienen dos riñones, aunque es posible tener una vida normal con uno solo. Tenemos la forma de judía. mi tamaño es aproximadamente igual que el de un puño. ¡Quieres palparme aunque sea de lejitos?, bueno, haz esto: pon las manos alrededor de las caderas; a continuación, deslízalas hacia arriba hasta que puedas sentir las costillas con los dedos.Yo, tus riñones estamos detrás, bajo los pulgares. No podrás sentirnos, pero están justo ahí, bien integrados en el cuerpo.

DE ACUERDO A TU PESO

Yo tus queridos riñones actuamos de acuerdo al peso de tu persona, se tiene entre 4,5-6,5 litros de sangre circulando por el cuerpo. Esta sangre es transportada hacia y a través de nosotros por las arterias renales. Cada día aproximadamente 1500 litros de sangre pasan por nosotros, tu riñon,  para ser filtrados, todo ello gracias al aproximadamente millón de microfiltros que poseemos. Estos microfiltros se llaman nefronas y son tan pequeños que se necesita un microscopio para verlos. La mayoría de las enfermedades renales son debidas a ataques en las nefronas. Cuando pierden su capacidad de filtrado, se alcanzan peligrosos niveles de líquidos y productos de desecho que pueden acumularse. Entonces entramos en caos y Dios nos libre de los males.

SOY UN GRAN FILTRO

Tenemos que comer para obtener energía y nutrientes que formarán parte de la estructura de nuestro cuerpo. Una vez que el cuerpo los obtiene, se envía a la sangre los productos de desecho. Una de mis funciones principales es que continuamente purificamos la sangre mediante la filtración de estas sustancias de desecho presentes en nuestra sangre. Podemos decir que somos un “centro de limpieza” de tu sangre. Somos unas máquinas con un funcionamiento muy sofisticado. Si no eliminamos estos productos de desecho, pueden acumularse en la sangre y dañar seriamente tu cuerpo. Por eso debes cuidarme.

Además hacemos más funciones que la de filtración. Somos importantes para equilibrar el volumen de líquidos y minerales de tu cuerpo. Cuando no tienes suficiente líquido en el cuerpo, tu cerebro nos dice que lo retenga y tienes sed. Cuando tienes demasiado líquido en tu cuerpo tu cerebro nos ordena que eliminar el exceso.

ELIMINACIÓN DE LOS DESECHOS Y EL AGUA

Filtramos las sustancias que se mezclan con agua y dan lugar a la orina. La orina sale de los riñones a través de los uréteres y se acumula en la vejiga. Cuando la vejiga está medio llena, por lo general sientes que es hora de ir al baño. Al miccionar, la orina contiene productos de desecho y agua que salen de tu cuerpo a través de la uretra.

Pero también producimos vitamina D activa que se necesita para la absorción del calcio de los alimentos. El calcio es entre otras cosas importantes en la construcción de los huesos. Además, lte ayudamos a regular la presión arterial y estimulan la producción de glóbulos rojos. Por lo tanto, sin ninguna duda, Yo, tus riñones cumplimos una función enorme y vital en tu existencia.

Cólico renal

Nadie te impedirá comer lo que te venga en gana, pero te pido que me mandes agua en cantidades cada vez que te comas lo riesgoso para mí. Los mariscos son una patada no en el hígado sino en mí que soy tus riñones. Me sobrecargas de sal y calcio en cada comilona de mariscos, los llamados productos del mar. Uno de los venenos con tus deliciosos platos de langostinos y peor los suculentos potajes en base a camarones de río. Peor cuando algunos cocineros tienen la mala costumbre de moler las partes duras del camarón o langostino para presentarla como una salsa. ¿Salsa?, salsa te voy hacer bailar pero de dolor.  Oye, come toda la pulpa de camarones pero no te comas la parte del caparazón. No pasará ni dos horas que orinarás arenilla y si eso ocurre, alégrate porque pude filtrar y convertir en arenilla. Si no orinas blancuzco, preocúpate porque no pude filtrar los sedimentos de lo que comiste y, se empiezan a formar no colas de camarón sino filas adhesivas de partículas que se convertirán en una o más desdichadas piedras, lo que te producirá cálculos y, oh Dios, cólicos renales que son peor que un parto. Si la piedra es grande hay que destruirla a golpes de sonido, o esperar a que baje poco a poco, por tus conductos hacia la vejiga y luego hasta que la expulses con el consiguiente sangrado e infección.  Otras veces esas piedras se forman por sobredosis de vitaminas y esteroides, pero ese es otro cuento. Toma mucho agua, jugo de frutas, sandía que es mi mejor amiga y otras frutas con alto contenido de agua. Vivamos felices. No hay mejor gusto que orinar bien, eso es salud.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here