1313 Recambio “alanista”: al caballazo

Un compañero me  comentaba ayer en Alfonso Ugarte ¿Alguien pensó alguna vez que Carlos Roca-el “verdadero Delfín” de Haya de la Torre- y Jorge del Castillo -el compañero fraterno, leal y defensor de Alan García, el hombro que siempre puso la cara cuando lo atacaban-, Cesar Zumaeta y Susana León, se pusieran de acuerdo e  impugnaran resultados de elecciones internas del Apra? NO.

Lo bochornoso del espectáculo del  XXIV Congreso Nacional del Partido Aprista Peruano, es que entre gallos y medianoches  eligieron  a Elías Rodríguez, como Secretario General del Apra. ¿Qué hizo para ganar?  ¿Pagar el alojamiento a más de cien de delegados provincianos en el Hotel Riviera, a través de su trabajador su asistente Marco Peralta Castañeda? ¿Con artimañas adelantaron las elecciones que se iban a realizar el domingo, y  elegir  el sábado con solo 170 delegados de los 500? ¿Los muertos vivientes le sacaron la vuelta al reglamento con la legitimización de las elecciones por la ONPE?

¿O la farsa del “congreso” PAP, es una secuela de la anterior del 2010-el vuelto de Mauricio Mulder-, aunque esta vez los mismos que participaron de esas artimañas en el pasado y lo apoyaron hasta hace poco, ahora denuncian “serias irregularidades” y se rasgan las vestiduras? Puede ser. Lo que si llama la atención, es que  ¿Alan García, hoy le  de espalda a sus exaliados políticos?  ¿Qué Zumaeta lo acuse de estar detrás de elección de Gutiérrez? ¿Qué Jorge del Castillo vea la mano del narcotráfico?

Para los viejos apristas y las agrupaciones profesionales, la continuidad de tan personajes cuestionados en el Partido de Haya de la Torre,  está garantizada con la elección de Elías Rodríguez, pues cuenta con el aval de  Alan García, Mauricio Mulder y Javier Velásquez, quienes en los últimos años son los responsables  dela catástrofe electoral y a punto de perder la inscripción del partido fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre, el 7 de mayo de 1924

¿Es tan fácil, olvidar la postergación de los cuadros profesionales , técnicos y militancia cuando se llega al poder, al abuso partidario y hoy aparecer como “la renovación”, cuando son igualmente responsables del hundimiento institucional del Partido Aprista? ¿Acaso no es la misma cúpula que defraudó a los pueblos más olvidados con políticas contrarias a las propuestas históricas y transformadoras del aprismo? Hoy  tengo la seguridad que Haya de la Torre, no descansa en su tumba, por tanta hipocresía y que el recurso ante  el JNE para anular los resultados y se convoque a un nuevo congreso nacional, es válido.

Pero, con dirigentes de la lista del CEN, como Miguel Rosas (Organización), Daniel Gonzales (Disciplina), Niebardo Aguirre (Capacitación), César Aranguren (Juventudes), Gerardo Morris (Relaciones Internacionales) y Álvaro Quispe (Formación Política), se puede revertir algo del nefasto 5%” que se obtuvo en las últimas elecciones generales y vuelva el brillo del partido del pueblo? Imposible.  ¿Dónde está el recambio? ¿Los mismos ayayeros, hijos, sobrinos, ahijados, amigotes de siempre? ¿No les da vergüenza, que el pueblo aprista se siga alejando del partido de la estrella, que le siga dando las espaldas  por la falta de democracia, peleas intestinas, líderes sin credibilidad, dirigencia inepta?

¿Con este tipo de congreso espurio, sin representatividad, ni legalidad, ni honestidad, se podrá recuperar los bastiones de Trujillo, Chepén, Chiclayo, Lambayeque, Ferreñafe, Piura, Cajamarca, Huaraz, Chimbote, el Callao, Ica, Pisco, Chincha, Junín,  Huánuco, Cusco, Arequipa?  

El maestro, filósofo de la historia y guía, Víctor Raúl Haya de la Torre,  en su discurso ante el proceso electoral en Trujillo, 8 diciembre 1931., dijo: “Nosotros no queremos en el Partido apristas que duden de su causa o duden de sí mismos en los momentos de peligro. No queremos cobardes, no queremos traidores. Y ser traidor en esta hora, es ser el Judas cobarde que da paso atrás. Para uno y otro no hay lugar en nuestras filas….”

“Compañeros: Este no es un día triste para nosotros, es el día inicial de una etapa de prueba para el Partido. Vamos a probar, una vez más, en el crisol de una realidad dolorosa quizá, la consistencia de nuestra organización, la fe en nuestras conciencias y la sagrada perennidad de nuestra causa.

Quien en esta hora de inquietud, de sombrías expectativas inmediatas para nosotros, se sienta acobardado o sin fortaleza, no es aprista. Nosotros no queremos en el Partido apristas que duden de su causa o duden de sí mismos en los momentos de peligro. Nosotros no queremos cobardes. No queremos traidores. Y ser traidor en esta hora, es no sólo ser el Judas que nos vende, sino el cobarde que da paso atrás. Para uno y otro no hay lugar en nuestras filas. Aunque el Partido quedara reducido a lo que fue durante la tiranía de Leguía, nuestro deber nos impone eliminar despiadadamente a todo aquel que atemorizado por la victoria fugaz del fraude y de la usurpación crea que estamos perdidos(…)

Ni una palabra más, a buen entendedor pocas palabras: yo soy “hayista”.

Pysn Jaime Alberto Uribe Rocha
Jaime Uribe Rocha: Periodista y Publicista experto en marketing político, columnista en varios medios periodísticos impresos,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here