Puigdemont un desafío a Rajoy a negociar el referéndum para llevarlo al Congreso

0
172

jXXMPe Puigdemont un desafío a Rajoy a negociar el referéndum para llevarlo al Congreso

Tres días antes de que el presidente de la generalitat de catalunya, Carles Puigdemont, hizo un último intento en Madrid para acordar el referéndum de autodeterminación en Cataluña, y con el Pacto Nacional para el Referéndum de renunciar a su puesto de trabajo, el gobierno español hizo ayer, uno de los únicos movimientos que ha hecho a lo largo de partida del Proceso. Con una liturgia que se trató de dar una imagen de la trascendencia, la vicepresidenta de españa, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la de cambiar el formato de la conferencia de prensa tras el consejo de ministros y se apareció de sorpresa antes de que el portavoz del gobierno de españa para enviar al ejecutivo catalán “invitación”. Él fue invitado a “el debate” de sus ideas a la “justicia española”. Defender el referéndum en el Congreso. Una propuesta rechazada ayer por el presidente de la Generalitat, que desafiaron el gobierno de Mariano Rajoy para llegar primero a un acuerdo para celebrar el referéndum antes de traer a la cámara.

Los dos ejecutivos de hacer, a continuación, gestos a la estéril, para explorar el camino del acuerdo, sin embargo, todavía no se tiene la ruta. A pesar de la pompa del anuncio de Santamaría, la oferta es un callejón sin salida. Como, de acuerdo a su razonamiento, la consulta no tiene lugar dentro de la Constitución, lo que hizo el vicepresidente de la española, era un desafío Puigdemont a traer una enmienda constitucional en la cámara baja, conseguir los apoyos (dos tercios de la cámara), y a continuación, obtener el apoyo de la mayoría en un referéndum en todo el Estado.

La oferta no es nuevo. En un movimiento de última hora, más estético que de fondo, Mariano Rajoy intenta quitar la imagen de la inmovilidad, al menos de cara al resto del Estado. Pero la senda marcada por el ejecutivo español es un callejón sin salida, porque se requiere de una mayoría imposible, en una Conferencia con 95 diputados de 350 favorables al derecho a decidir, y que debería estar girando como un calcetín. El movimiento de la vicepresidenta, que contaba con el respaldo del resto de los ministros, según fuentes de la Moncloa, se basa en la idea de que el gobierno español “no se puede negociar” un referéndum, sino que hay un camino a la independencia: “ha sido aprobada por el Parlamento y el conjunto del pueblo español”.

El PP, en contra de la conferencia

La solemnidad con que Santamaría trató de vender la oferta de diálogo a Puigdemont contrasta con la decisión del gobierno español de impugnar en el Tribunal Constitucional del libro sexto del Código Civil de Cataluña. También se chocan la ley de protagonizar ayer en Madrid su compañero de partido. El vicesecretario de estudios y programas, Andrea Levy, realizó un acto junto con el PP para el ayuntamiento de Madrid, en el que desplegar una gran pancarta con una bandera de España con el hashtag #NoEnCibeles en la sede de la ciudad de madrid, donde el presidente del Gobierno se celebrará a hablar. “Manuela Carmena poner la alfombra roja a los que han insultado a todos los españoles”, informó Levy.

Para contrarrestar la propuesta que ha surgido a partir de la Moncloa, el presidente de la Generalitat, tomó la palabra antes de iniciar el acto del Pacto Nacional por el Referéndum. Desde el Palacio de Congresos, Puigdemont fue para intercambiar el orden de los factores, y advirtió que no va a ir al Congreso, si él no tiene un acuerdo con la Moncloa a ser capaz de hacer un referéndum. “El Gobierno está dispuesto a negociar el referéndum con el gobierno español. En caso de llegar a un acuerdo, los dos gobiernos se someterá a los respectivos Parlamentos”, argumentó. Sin embargo, Puigdemont quería ver una razón para la esperanza en las palabras de Santamaría, quien jugó con el gesto, el gobierno español reconoce la posibilidad de que haya un referéndum”. A su lado, el vice-presidente, Oriol Junqueras, ha pedido al gobierno español comienza a dar una muestra de voluntad de diálogo por asistir a la conferencia el lunes en Madrid.

La centralidad de la creencia

El espacio que ha representado hasta ahora el deseo de que el referéndum el acuerdo ha sido el Pacto Nacional para el Referéndum, que presentó ayer el final de su tarea, junto con una buena parte del tejido social y de las partes, desde el Partido Demócrata hasta la COPA, pasando a través de ERC, el común y el de los Demócratas. La “transversalidad” del espacio era el más cercano afirmó delante de 3.000 personas se reunieron en el Palau de Congressos de Catalunya, en Barcelona, bajo el lema Porque soy un demócrata y así es mi derecho. El coordinador del Pacto, Joan Ignasi Elena, que define el referéndum como la “nueva centralidad” de la creencia en la política-que en los últimos años había sido la reforma del Estado o el pacto fiscal – e hizo una llamada a España a escuchar las demandas de la lengua catalana y a la parada de “negar la realidad”. El apoyo para esta afirmación fue puesta en escena con la participación de líderes sociales, así como Rubén Wagensberg, de Nuestra Casa a Tu Casa, o las figuras de la cultura como el poeta y crítico literario de granada Luis García Montero, que lloraba porque el Estado permite que el derecho a decidir.

Después de tres meses de recolección de firmas en apoyo a la consulta acordó -especialmente de San Jorge y día 1 de mayo-, Elena anunció ayer que, en total, se habían recogido “más de 500.000” firmas en favor de la convocatoria de un referéndum en el marco de la Constitución. Con la presencia de las primeras autoridades en el país -Puigdemont, Junqueras, el presidente del Parlamento, Carme Forcadell, estuvieron en primera fila-, Elena invitado el jefe del ejecutivo catalán para “administrar” cuidadosamente todo el apoyo recibido: “tenemos, mimem y hacer que el deseo de la colectividad a mantener la vocación unitaria”.

Esta declaración fue un mensaje para el Gobierno, que la semana que viene escenificarà la última mano extendida para que el Estado haga un referéndum, antes de la activación de la vía unilateral con el anuncio de la fecha y la pregunta. Para Elena ha sido para aprovechar el espacio único que reúne a la independencia y común de cara a los próximos meses. Es por esta razón que, pese a que ayer el Pacto en el final de un período de movilización y recolección de los medios de comunicación, no quería dar a la muerte: el futuro de la selección de los cuerpos, los partidos políticos y las instituciones de las que forman parte, dirigió Un futuro, pero, que puede tensionar las costuras de la plataforma, en caso de que los gobiernos todavía no se entiende y el referéndum unilateral es la única opción.

(por Qué?)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here