El periodismo debe ser crítico y no alcahuete

0
135

 

belaunde El periodismo debe ser crítico y no alcahuete

En pysnnoticias, siempre hemos sostenidos que el buen periodismo siempre debe ser crítico, porque el periodista es un espía al servicio del ciudadano común y corriente, que quiere nutrirse de información veraz y oportuna, a la que tiene derecho a conocer y puede exigir. Entonces ¿Por qué solo mostrar cucarachas de en el piso y no señalar de donde salen y en donde se esconden? ¿Algún día tendremos el valor de jugarnos la carta de la verdad?

El escritor y periodista argentino, guionista de cine y ensayista,  Tomás Eloy Martínez advirtió: “El periodismo no es un circo para exhibirse, ni un tribunal para juzgar, ni una asesoría para gobernantes ineptos o vacilantes… Es una herramienta para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”.

A donde quiero llegar con todas  estas definiciones que  engloban un concepto, un oficio: de que es  el periodista  quien da testimonio de la realidad. Para dar testimonio no se puede ser servil al poder político, ni un mensajero de comunicados oficiales, ni simple observador con ausencia de compromiso, ni dejar de cuestionar, cuando fuera necesario, los actos de gobierno. Quien no critica, quien no señala errores se convierte en un empleado del Estado. Esto lo aprendí de grandes amigos y colegas, como Hernán Zegarra, Pablo Truel, “Cuatacho”, Mario Campos, César Augusto Dávila, Justo Chávez, “Chicha” Castillo, Jorge Zegarra Ovando, y otros destacados colegas.

¿El gobierno de Velasco Alvarado, Morales Bermúdez, Fernando Belaúnde, Alan García, Alberto Fujimori, Valentín Paniagua, Alejandro Toledo, Ollanta Humala y  PPK, terminaron de entender nuestro trabajo? ¿O para todo ellos, sus mentores y algunos propietarios de medios de comunicación, los hombres de prensa  deben tener como única meta seguir al pie de la letra la palabra oficial, sino no hay torta publicitaria?  De allí parte el círculo vicioso. Queda una pregunta: ¿Qué pasaría en nuestro país sin periodismo? Algunos idiotas consideran que con Internet y las redes sociales sería suficiente para saber lo que pasa aquí y en el mundo. Puro maquillaje, información desordenada, pueril, caprichosa y limitada: anarquía. La información carecería de identidad. Nadie se ocuparía de chequear los datos. Y sólo se divulgaría lo que desean los gobernantes.

Me gusta  el editorial de hoy en el diario Correo, “Memoria Selectiva”, del director, Iván Slocovich,  que una vez más nos pone  en el camino correcto en busca de la verdad de los genocidios en el gobierno de Fernando Belaunde Terry, que nadie toca ni quiere tocar. Nosotros en el mes de julio dimos la alarma en http://pysnnoticias.com/los-genocidios-gobierno-accion-popular/, y nos parece que este editorial reafirma lo manifestado.

MEMORIA SELECTIVA

Supuestos herederos de un régimen genocida, violador de derechos humanos

Por: Iván Slocovich

Coincido plenamente con lo señalado el martes último en esta misma página por nuestra columnista Ariana Lira, quien a propósito de la brutalidad criminal cometida por un grupo de malos militares en el cuartel ayacuchano de Los Cabitos, a inicios de los años 80, cuestiona que nadie mencione al menos como posible responsable de esos excesos al mandatario de esos momentos, Fernando Belaunde, cuyo partido político tiene cinco representantes en el actual Congreso.

Alberto Fujimori ha sido sentenciado como “autor mediato” por abominables matanzas como las de La Cantuta y Barrios Altos, así como por otros lamentables hechos, pero a Belaunde nadie lo menciona, tal como señala Ariana en su texto. Claro, el arquitecto falleció hace más de 15 años, pero si se trata de denunciar una política de violación de derechos humanos, bien se podría señalar a Acción Popular, pero tampoco nadie lo hace.

Por estos días en que se ha dictado sentencia por la matanza y hasta la existencia de un horno para incinerar cuerpos en el cuartel Los Cabitos, no he visto a ningún personaje señalando a “Vitocho” García Belaunde, a Yonhy Lescano o a Edmundo del Águila por ser los supuestos herederos de un régimen genocida, violador de derechos humanos o cosas similares que se dicen de los fujimoristas, algunos de los cuales incluso en los años 90 no terminaban ni la secundaria.

¿Por qué a unos se les señala y a otros no? ¿Por qué para algunos el régimen fujimorista sí fue violador de derechos humanos y genocida por La Cantuta y Barrios Altos, y el de Belaunde no a pesar de Putis, Pucayacu y Los Cabitos con su horno incinerador y los miles de muertos y desaparecidos? ¿Por qué no hay al menos un ministro del belaundismo procesado como “autor mediato”? ¿Por qué nadie le pone la cruz al partido de la lampa? ¿Doble rasero?

Acá no se trata de defender ni victimizar al fujimorismo. Para nada. De lo que se trata es de -como afirma Ariana en su columna del martes- manifestar extrañeza por ese doble estándar que existe en el Perú para medir a los responsables por violaciones a los derechos humanos, cuando en la defensa de la vida y la justicia no deberían existir los “amigos” y los “enemigos”, sobre todo si hay evidencias que demuestran los salvajes excesos cometidos en el terreno por malos militares.

Pysn Jaime Alberto Uribe Rocha
Jaime Uribe Rocha: Periodista y Publicista experto en marketing político, columnista en varios medios periodísticos impresos,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here