antipodas
Parece que los sibaritas de la marihuana, los que distinguen la White Widow de otras cepas o son expertos en bancos de semillas, son siempre consumidores recreativos, pero hay todo un mundo relacionado con la marihuana que va más allá del mero disfrute. En Australia se ha aprobado recientemente la venta de marihuana con fines terapéuticos.

Hasta ahora, la marihuana se importaba después de estudiar cada caso, pero esta nueva iniciativa conseguirá que se cultive en el país y no haya que depender del exterior y lo que es más importante, protegerá los intereses de los pacientes, personas en especial situación de vulnerabilidad.

Sussan Ley, Ministra de Sanidad cuando se aprobó esta ley el año pasado, afirma que tomó la decisión conmovida por las historias de pacientes que aseguraron notar cierto alivio en sus dolores tras ser tratados con cannabis medicinal.

Y esto es solo la punta del iceberg. Es difícil ignorar la cantidad de ensayos clínicos en los que se han visto sobradamente probados avances en lo referente a epilepsia infantil, o la definitivamente esperanzadora mejoría en los efectos secundarios que notan algunos pacientes de quimioterapia.

La legalización de la marihuana es siempre polémica por lo que lleva adosado, pero en casi todos los países empieza a haber un consenso en lo referente a su uso terapéutico.

Controlada por las autoridades tanto en su cultivo como en su distribución, y quizás gravada con impuestos que pueden ayudar a la economía de países menos favorecidos, parece difícil negarse a muchos de sus obvios beneficios.

Además, como en el caso de Australia, las investigaciones y la tolerancia social parecen caminar de la mano, convirtiendo la marihuana en una sustancia mucho más cercana y poliédrica, alejada de los tópicos y lugares comunes de una sustancia siempre psicoactiva y condenada al mercado ilegal.

Los fármacos que usan los cannabinoides como base son modificados para aumentar su poder terapéutico y minimizar (si no eliminar) sus efectos más narcóticos. Estaremos pendientes de los países que legalizan, porque son pioneros en un camino que no siempre es fácil.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta