‘I have a dream’

0
141

 

iRgXdB 'I have a dream'

Sueño con un país en el que se dio cuenta de que las “sexys” y la “partidite” son un cáncer que destruye la estructura moral de una sociedad, que fomenta la podredumbre de las costumbres y la desigualdad social, que castra la inestimable y sano debate político, pieza esencial de un estado democrático. Más. Son una reminiscencia de una dictadura, con un amo y seguidores resignados a su suerte, un vehículo utilizado por los barones del poder como apoyo y refuerzo de su influencia a través de la manipulación del miedo, la ira y la confrontación.

Siguiendo una idea es construir una causa, seguir una persona es construir un dictador. Lo que hizo Gandhi, Luther King o Mandela símbolos de un movimiento fueron sus ideas, sus actos, sus “personas” sólo consubstanciaram la fuerza de sus creencias.

Es a menudo oír que España tiene un pueblo extraordinario. Desgraciadamente, esto no ha sido la cara de la realidad, al contrario que España ha tenido personalidades extraordinarias, dentro y especialmente fuera de las puertas. A diferencia de muchos otros pueblos, que en su historia reciente han sabido superar los obstáculos hercúleos y a veces las amenazas existenciales, no existe algo que podamos decir mientras el pueblo: “hemos conseguido, superamos las expectativas y ombreamos con los mejores”.

Quizás esto sucede por tener una envolvente estructural con tanto potencial que, poco a poco, hemos caído desleixadamente en obscuridão de un largo sueño a la sombra del plátano. Lo que es cierto es que no podemos reclamar cualquier tipo de éxito con el 26,6% de la población en riesgo de pobreza y el 9,6% en situación de privación severa. No podemos sonreír con un status quo que soporta uno de los peores ambientes de la corrupción en el mundo desarrollado, no podemos dejar de ruborizarse cuando más de 20 mil millones de euros fueron “perdidos” en la gigantesca máquina de enriquecimiento ilícito que ha sido la banca nacional sin que exista un único culpable, ni siquiera de manera responsable.

1_18_10-Peak-performance-in-Life-image 'I have a dream'

Es obvio que algo de positivo ha sido hecho, pero eso no invalida que estamos aún muy lejos de nuestras reales capacidades y, contrariamente a lo que se intenta transmitir, no es una de las esperanzas y sueños que podemos cambiar la situación, no es con la mano extendida y la que contar siempre con los otros. Tenemos que ser nosotros, con inteligencia, estrategia y mucha estructura moral que tenemos de construir un optimismo sostenido. Para ello España necesita de pensamientos, ideas que unen a un pueblo con un potencial tremendo y que impongan un cambio urgente, porque hoy en día solo existen pensamientos personales, y es por eso que las victorias cuando aparecen son también ellas en singular, este, esta, ese grupo, pero no de todos.

Crisis tras crisis, España ha caído un rehén de los programas que tienen como único objetivo de mantenernos vivos por un poco más de tiempo, hasta que llegue el próximo Invierno, donde una vez más no tendremos siquiera una manta extra y cuando vamos, de nuevo, pedinchar por un poco de oxígeno. Por supuesto, A menos que aceptemos el propósito de elevar los nuestros actos colectivos a la categoría de extraordinario, repudiando desde luego las sexys, los amos y la falta de estructura ética y moral.

El autor escribe según la antigua ortografía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here