Corea del Norte condena a 4 periodistas a la pena de muerte

0
383

Corea del Norte condena a cuatro periodistas de corea del sur la pena de muerte por causa de un libro

img_e742c29593d274e3f8db68e4acbba7d048513 Corea del Norte condena a 4 periodistas a la pena de muerte
Un tribunal de Corea del Norte condenó a cuatro periodistas de corea del sur a la muerte. La causa se encuentra una entrevista a los autores de un libro que critica el país. El tribunal lo consideró una ofensa grave.
Cuatro periodistas de Corea del Sur, fueron condenados a muerte por un tribunal de Corea del Norte. En la causa está la entrevista a los autores de un libro británico que  denuncian de varios aspectos a Corea del Norte. La prensa de Corea del Sur dice que la ejecución puede ocurrir en cualquier momento.

Los acusados, de donde se incluyen dos directores del periódico en cuestión, fueron acusados de “insultar gravemente a la dignidad” del país, al entrevistar a los autores del libro North Korea Confidential (Corea del Norte Confidencial, en español).

Los autores en cuestión son James Pearson, corresponsal de Reuters en Seúl, y Daniel Tudor, ex corresponsal de la revista The Economist en Corea del Sur. El libro está basado en entrevistas a ex-militares norcoreanos, diplomáticos y comerciantes y meditaba acerca de la creciente economía de mercado donde la población del país tiene acceso a programas de televisión de corea del sur, la moda y el cine chinos o americanos introducidos en el contrabando.

Corea del Sur criticó de inmediato la sentencia y aseguró que va a “tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los ciudadanos de corea del sur“. Un portavoz del tribunal confirmó a la agencia surcoreana Yonhap que los acusados no van a tener derecho a un recurso y que “la ejecución será llevada a cabo en cualquier momento y en cualquier lugar, sin procedimientos adicionales”.

La edición del libro en coreano fue publicado este mes con el título traducido como “La República Capitalista de Corea”. El tribunal consideró que los autores “difamaron de forma salvaje la realidad de Corea.