Contralor General de la Repúplica, muere en su ley

0
347

67870-e6Oc5Zi0Cj4Yz4H Contralor General de la Repúplica, muere en su ley

Cosas de la vida chico, hoy en pleno escandalete de los “audios” del contralor Alarcón, recordamos a   Fuad Khoury- quién fuera  designado contralor general de la República durante la segunda gestión presidencial de Alan García, el 14 de mayo de 2009- su actuación durante siete años de gestión fue totalmente complaciente con el gobierno de turno, dejó mucho que desear: no vio nada, hasta se le escaparon las tortugas cojas.

Para mala suerte de PPK, en su gestión se encontró con una piedra en el zapata, que impediría sus negociazos: el nuevo contralor Edgar Alarcón. Seguro que  investigaron todo  CV y “las perlitas”, para usarlas en el momento oportuno, cuando cacaree y se ponga retrechero. En el “negociazo” todas las armas son  validas, las estrategias y formas, hasta  las “cortinas de humo”.  Incluso quienes antes estaban hasta su cuello comprometidos con actos de corrupción-los fujimoristas-hoy pasan como combativos adalides. La sociedad civil –si se fijan casi siempre son las mismas personas– no termina su incidencia en un tema cuando ya está abanderando el siguiente, cada vez es más evidente que no están cumpliendo con aumentar las capacidades de los desconocidos. En fin, que el tema ahora es la corrupción, el audio y el Contralor.

Muchos se hacen los idiotas, dicen, es que estamos en el Perú. La verdad aunque nos duela, es que en nuestro país ni el gobierno ni  los políticos  pueden tirar la primera piedra, cuando se habla de corrupción-donde se pone el dedo salta la pus- el diagnóstico es compartido en grandes sectores de la sociedad civil que  señalan casi cualquier conducta privada, pública y social como actos de  “corrupción”, “lluvia de millones” o “negociazos”.

Queda claro, que los ciudadanos que estamos fuera del poder, si podemos lanzar la primera, segunda y tercera  piedra. Esto es, ni todo es corrupción ni todos somos corruptos. En primer lugar, cuando hablamos de corrupción solo nos podemos referir al poder público, todo lo que escape de ese contenedor, podrá ser delictivo pero no corrupto.

De acuerdo a Dennis Thompson, se puede distinguir entre dos tipos de corrupción: la individual y la institucional. La individual es “aquella ganancia o beneficio personal de un servidor público a cambio de promover intereses privados”, en cambio la institucional se distingue por ser “la ganancia o beneficio POLÍTICO de un servidor público bajo condiciones que en general promuevan intereses privados”. Para establecer la primera se debe determinar el motivo, para hacerlo con la segunda se debe establecer la frecuencia.

En segundo lugar, a donde apunta mi comentario, en recomendar  de no perder la oportunidad,  hay que aventar piedras a los funcionarios corruptos y políticos, ser estrictos en lo que llamamos corrupción. Al ser el tema de moda, corremos el peligro de que, de tanto repetir la palabra acabe por no significar nada, el escenario ideal para un político que no quiere rendir cuentas.

Por eso afirmaba en el titular, que  el Contralor Edgar Alarcón muere en su ley con los destapes Chinchero:II, el negociazo  de la emisión de  bonos, montó aprobado $6,148 millones para bonos globales,  y s/.7,567 por bonos soberanos para financiar deuda pública. Otros son los bonos de Petroperú conocidos como los “talareños” para el reflote de la refinería de Talara, monto: $2,000 millones ¡con ese dinero se puede construir una moderna carretera central y muchos Hospitales en el país! la emisión de bonos nos endeudaran hasta el cuello incluye a nuestra quinta generación. ¿Negocio son negocios Mr. Banker, mientras los peruanos entretenidos con los incendios?

Por último: Qué al ex ministro Thorne no se le puede achacar todo lo negativo en cuanto a producción y empleo, ya que son consecuencia, en gran medida de la detonación de la corrupción de Odebrecht, de los desastres naturales y de la incertidumbre externa, lo cual podría hacerlo merecedor de las disculpas del caso en su calidad de técnico. En su condición de político (el cargo de ministro lo es) cometio un error fatal:mediante una sutil amenaza de asignación presupuestaria trató de orientar los resultados del informe de la Contraloría en favor de la adenda de Chinchero, la que a todas luces resultaba lesiva a los intereses del Estado.

Que la amenaza contra el Contralor constituye una falta de ética, y si, además, se esgrime
para favorecer una adenda lesiva a los intereses del Estado, resulta inmoral. Si los valores y la ética no son parte de la racionalidad económica, ni de la racionalidad política, como podemos postular al bienestar de los peruanos más olvidados ¡Requerimos más comportamientos racionales, de lo contrario nos vamos a la m…!

Pysn Jaime Alberto Uribe Rocha
Jaime Uribe Rocha: Periodista y Publicista experto en marketing político, columnista en varios medios periodísticos impresos,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here