El allanamiento de la casa del gobernador regional del Callao, Félix Moreno, abre una nueva etapa en el caso Odebrecht, que ya tiene bien comprometidos al expresidente Alejandro Toledo (con orden de captura internacional) y a la ex “pareja presidencial” Humala-Heredia, que literalmente están impedidos de salir del país mientras se les investiga por lavado de activos.

Como ocurrió con Toledo, el fiscal primero procedió al allanamiento de su residencia y luego solicitó al juez la orden de captura, pero ya el exmandatario y su esposa estaban en San Francisco, amparados por sus amistades de la Universidad de Stanford, que hasta ahora los protegen.

En este caso, las dos casas de Moreno fueron allanadas, pero como hasta ayer no se presentaba orden de captura, tenía o aún tiene tiempo suficiente para irse fuera del país. Por algo, los Humala-Heredia apelaron contra la restricción que los obliga a pedir permiso al juez si quieren cambiar de residencia o viajar. Y también por algo Alan García ya vive en España.

Lo cierto es que la justicia peruana tiene extrañas contorsiones legales, como esa sorprendente decisión de leer parte de la sentencia al exalcalde de San Juan de Lurigancho, en que se le condena a 16 años de prisión por lavado de activos… pero no se le encarcela porque primero debe esperarse su apelación y el resultado de la misma.

En pocas palabras, Burgos está sentenciado, pero tiene el tiempo suficiente para apelar y esperar la decisión judicial, que como ya sabemos, se puede demorar un par de meses, un par de años o un par de décadas, y mientras tanto el exalcalde estará libre como el viento y decir que es un “perseguido político”.

Aquí también hay una contradicción con Toledo, igualmente investigado por lavado de activos, pero a quien ya le dictaron orden de prisión preventiva. ¿Por qué un condenado como Burgos sigue libre y Toledo, que aún no está enjuiciado, ya tiene que estar encarcelado? La justicia peruana nos debe más de una explicación.

Pysn Denis Alvaro
Dennis Álvaro Fabián Periodista y Escritor ha laborado en muchas redacciones periodísticas como jefe de información y columnista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here