Carlos Alberto: “El Deco fue el máximo goleador con quien jugué”

0
27

Carlos Alberto estuvo un año en el FC Porto y ganó todo: liga, Supercopa, Liga de Campeones y la Copa Intercontinental. Regresó repentinamente a Brasil y dejó la imagen de un modelo por encima de la media, un artista de nivel estratosférico.

En la larga entrevista al As, Carlos recuerda algunos de sus compañeros blancos y azules, la inolvidable final de Yokohama y le declara su amor incondicional por el fútbol de Deco.

. “Nuno E. Santo me ayudó cuando yo andaba perdido” – Parte 1

. “Sólo el Mourinho supo tirar-me las orejas” – Parte 2


Carlos Alberto al lado de la Cuaresma, en la final de Yokohama

MF – Carlos asistió a la transición de 2004. En primer lugar la Del Neri y después para el de Víctor Fernández.
CA – No fue fácil. La forma de Mourinho trabajar era muy propia. Con el Victor ganamos un Mundial, pero no fue sencillo para él. Era una misión muy exigente. La recaudación, la ansiedad, el plantel remexido, el pasado victorioso. Víctor tuvo dificultades y nosotros también hemos tenido con él. El Puerto después cambió bastante de entrenadores y ese no era el perfil del club. Fué el José Couceiro…

MF – EL último partido que hizo contra el Once Caldas. Y salió como campeón del mundo.
CA – Nuestra, yo fui a ese viaje entera a tocar la pandereta en el avión (risas). La sambar, no dejé a nadie dormir. Había esa cuestión del jet-lag y los que durmieron más tenían dificultades de adaptación en Japón. La final fue en el día 12 de diciembre y en la víspera fue mi cumpleaños. 20 aninhos.

VIDEO: un gol de Carlos Alberto al Sporting (1m15s):

MF – Hubo fiesta o fue todo calmo?
CA – Calmíssimo! Estábamos en el hotel, hicieron un pastel para mí y cantaron mis felicitaciones. Fue fantástico. Después ganamos la final y en el viaje de regreso me aprontei con mi pandereta. Caminé hacia adelante y hacia atrás, fui al la cabina… Faltaba esa irreverencia al grupo, teníamos varios atletas mayores y casados. Me dio alegría al equipo y eso fue mágico.

MF – estuvo en el banco de suplentes, una vez más. Pero nunca más jugó.
CA – Tuve la despedida perfecta (risas). He ganado cuatro trofeos, he estado con las personas adecuadas en el momento adecuado. Acertei de lleno al firmar por el FC Porto. Nunca he tenido la vanidad en el balneario portista. Genial.

MF – Regresó a Europa en 2007. Lo que falló en el Werder Bremen?
CA – Tuve muchas dificultades de adaptación, el grupo no tenía nada que ver con lo que encontré en el Puerto. Por eso regresé a Brasil. Tal vez me hubiera faltado un poco de paciencia. Agradezco al Chelsea por haberme contratado, pero con mi edad y mi calidad podía haber ido más allá.

MF – En el balneario del FC Porto, ¿quién era tu mejor amigo?
CA – Las personas piensan que los brasileños andan siempre juntos, pero yo adoraba a los portugueses. El Maniche, Nuno Valente, Nuno Espírito Santo. Yo tenía una admiración enorme por ellos. Luego, por supuesto, el Derlei, el Deco, el Maciel, Bruno Moraes. Y el Benni McCarthy, por supuesto. Que figuraça (risas)! Yo asistía a la casa de él, teníamos gustos parecidos. Hip-hop, danzas, broma… dávamo-muy bien.

MF – Y el máximo goleador con los que ha jugado?
CA – Puedo hablar del hierro, del Alenitchev… un jugador fantástico, jugaba en la posición de pie derecho, pie izquierdo y con una humildad increíble. Pero el mejor… Deco, Dequinho. Era la figura más emblemática de la referencia. Trabajaba mucho sin balón, a pesar de ser muy técnico. Era muy educado tácticamente. Fue el jugador de más calidad que he conocido. Era el pilar de nuestro equipo. Mantenemos hasta el día de hoy una gran amistad.

MF – Como era su vida en la ciudad del Puerto?
CA – la buena Vida. Vivía cerca del Estadio de Bessa. Vía el estadio de mi ventana. Le encantaba ir a Matosinhos y la Fuente. Le encantaba el arroz de pato.

(Why?)

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta